Han vuelto los reclamos...



Nomeolvides
                                                                                                        Para Idoia

Han vuelto los reclamos:
se me despierta el pecho
 y cómo duele...

En los arbustos
un verde tenue
es pura anunciación...

Todo prepara...
la brusca hermosura de este mundo anegado
ese derroche de pétalos pisados
esa luna lavada
esa emoción que ordena
allí en la oscuridad a mi derecha...
apuntala los brotes aunque sean de acónito
 escarda en torno a  tus taciturnos pensamientos.
Llueve sobre lo que quiere nacer
 sea cardo, alegría, acacia..
o nomeolvides.

4 comentarios:

Paz Risueño dijo...

¡¡¡ Cuanto y qué bien aprendo de ti,Begoña !!! y de Pere Sureda,que no sabía que esta humilde flor se llamaba "nomeolvides"
Gracias por empentarme a la vida en días grisecillos

Oscar da Cunha dijo...

Como esa metamorfosis del amarillo en azul, de lo esperado en esperanza, duele pero que hermosa es. Bellísimo Begoña, me lo guardo. Abrazos.

Paz Risueño dijo...

Hoy digo buenos días a la vida releyendo tu poema y los míos se han llenado de color ¡gracias de nuevo !

Sohafi dijo...

Un nuevo intento, dama, para agradecerte tu poesía, la forma de embellecer tu filosofía y a tus lectores con tus sentimientos y con tu simbolismo, el lenguaje olvidado.
Veo que te llegan tiempos de nomeolvides. Confío en que entren y salgan del pecho con levedad, sin hacer mucha bulla. Yo, ya sabes, soy de acacia, más ahora, o mejor, cada vez más.
Lumbre, Dama, nos falta lumbre. Valsaín estará lleno de nomeolvides, y cada rama de acacia rota el invierno pasado estará alimentando el árbol del que cayó.

Publicar un comentario