II-Fragmentos a vuela pluma ...







Un simple viaje en coche por un camino tortuoso y solitario a altas horas de la noche. Precisemos: de Bayona a Sara mientras la luna llena me sitúa en un estado de ánimo propicio a la dulzura. Llego al convencimiento de que cierta belleza que emerge de las cosas adquiere, al ser degustada con parsimonia y deleite, la capacidad sanadora de un bebedizo mágico.

Luego, al dormir en lo alto, lujosamente envuelta en sábanas color guinda, frescas y un poco crujientes...la pócima acrecienta su virtud.

Y...al sentir en la duermevela, el trancurrir silencioso de las horas y, despertar sobre el lado derecho frente al impacto del viejo castaño al que adivino los arrullos y bajo sus ramas bajas, la frialdad todavía nocturna de mi banco... el del poeta, el licor se convierte en elixir de gozo

Me lavo más tarde bajo luz cenital y agua de vertiente untuosa y decididamente fría con una lentitud de verano que empieza...

El día, frente a mí, como una sábana blanca y translúcida... orea. 

..............................................................


¡Déjalas ir!
Desata suavemente las amarras. 
Observa la deriva de
las voces y la hierba y
 la acacia de antaño...
Permite que tus sueños las acompañen
 confundiendo las fechas...y
que la luna y el sol bailen en la penunbra...
¡Déjalas ir!
Confía en que
de una u otra manera
 regresarán más tarde...

............................................................



La traición del invierno
 es deleitosa. En plena bruma
 la llamarada del aromo
súbita...
y con ella, el ardor:
esa caída brusca de rodillas
esa mudez por puro exceso
anunciadora.

Nada muere agostado.
Es seguro: la muerte
apagadora de candiles...
¡sueña con llamas altas!

..............................................


Siento el tachón en mi última palabra
contra mí vuelta por fuerza de
una desoladora implosión de 
lo que estaba junto aunque tenue...

Mi labor es rescatar escombros
 de fantasmas aunque... estoy en un tris de
que salten por los aires cada
una de las frases que hasta ahora
eran verdad pues consistían...
callo.

3 comentarios:

Oscar da Cunha dijo...

Me uno a esa legión de los condenados a rescatar escombros de fantasmas custodios de tantas llamas, altas. La parca es exigente y escoge a sus víctimas de entre los elegidos. Por qué conformarse cuando puede…

Anónimo dijo...

Esa rebelión de los escombros, esos candiles con altas llamas, ese tachón, ese saltar por los aires frases de verdades en cuarentena, son campanadas llamando al silencio necesario para el recogimiento, esencial para la oración. Nada y todo es verdad en tus versos nacidos como siempre de lo más hondo de tu corazón. Cuánto enseñan, cuánto duelen mientras llega lentamente la primavera, cuánta belleza que cautiva al leerlos. José Ramón.

Anónimo dijo...

"Tu labor es rescatar escombros", "desatar suavemente las amarras", versos que hasta ahora siguen siendo verdad.
http://youtu.be/lo5uXQksQGQ
José Ramón

Publicar un comentario