Perfumes...


Ligustro en flor.
 Tal vez  el olfato sea el más complejo de los sentidos, aquel que guarda la llave maestra de todos los sentires atesorados en nuestra memoria poética. Quizá sea ésta la razón por la que se le llame,  el sentido de la nostalgia.

 Un preciso aroma  puede acertar en el  punto más sensible de nuestro mapa emocional y dejarnos inermes frente al dolor o alegría abrumadores  que nos brotan a su conjuro, como no pueden hacerlo ni la imagen, ni el tacto, ni el sonido.

 No es extraño que en Proust,  lo que  rompiera el dique de su olvido y permitiera el ubérrimo desborde de su ”tiempo perdido”,  fuera aquel  sorbo, no de cualquier té, sino de aquel  preciso que se atesoraba en la casa de Cambray  y que empapaba  el bocadito de magdalena  que le era ofrecido cada domingo por su obsequiosa tía  y que grabó así en él sin intención alguna, aquel delicioso perfume  de la infancia, que a nadie le es dado elegir.

 Para mí la dicha huele a crisantemo amarillo y a jabón Le Sancy.

Mi infancia toda huele al bouquet imposible de hortigas mojadas, polvo soleado, a castañas humeantes, puertos y hierros retorcidos, a humo de hojas y sudor de niña en una proporción que solo mi nostalgia sabe…

 El dolor huele a ”L´air du temps” de Nina Ricci  y por eso lo he desterrado de mi vida. Sería fácil matarme con un pañuelo impregnado en su aroma. Sí… me moriría de pura pena.

 Soy fiel a mi DK, porque  ha quedado adherido de tal manera a mi piel, que sé que me evocará en ausencia, indudable y poderoso… ”Son tus perjúmenes mujer, los que me soliveyan” … Si, señor. Eros tiene un olfato sutil… 

Tampoco soporto que otro que no sea el hombre que yo quiero, huela a “Farenheit”…me desconcierta. Los aromas debieran ser exclusivos, pero aunque no lo sean, la particularidad de nuestra química los personaliza. Nuestra exquisita nariz reconoce siempre el fraude. El olfato no engaña donde engañan las palabras.

Las fragancias son fuente de placeres secretos y de  vivencias casi intransferibles… siempre que retorna la primavera y camino mi calle sombría,  una que habita en mí  se encabrita y se echa a correr con el corazón desbocado de los siete años frente a esa poderosa mixtura de tilo en flor, madreselva mojada  y ligustre salvaje …respiro con toda el alma mientras camino, porque así recobro la magia de la vida en su instante de mayor gloria y como sé que se quedará conmigo mientras la huella del perfume dure… el ramaje  inunda mi habitación,  del aroma del más poderoso deleite para mí…

Nietzsche decía que la inteligencia estaba en la nariz. Aquel rescatador del instinto, tenía claro que nuestro olfato es insobornable. Como en aquellos  lejanos días, la fiera de la que aún quedan vestigios en nosotros  asegura nuestra supervivencia… por lo menos nos pone en guardia o nos desarma  frente a lo que nos acontece…el olor nos avisa de que el gozo se acerca poderoso,  de que la pérdida sobrevuela, de que todo puede volver a traición en un momento impreciso, a poblarnos de fantasmas delicados o terribles…

4 comentarios:

Oscardacunha dijo...

Hermoso catálogo de perfumes-sensaciones el tuyo Begoña. Yo también soy de los que respira paisajes y recuerdos cerrando los ojos. Cada uno tenemos nuestra propia gama de secretos asociada a lo que nos da en la nariz. No sé si Nietzsche tenía razón pero yo sí estoy de acuerdo contigo el olfato guarda la llave maestra de todos los sentires…
Muy buena clase de aromaterapia la tuya, sólo su lectura huele tan bien…
Un Abrazo.

Paz-R dijo...

Más que "tus perjúmenes,mujer" lo que "me soliveya"es tu forma de compartirlos,de embriagarme en una mañana en la que esa amiga tuya,la higuera,me regala con mayor intensidad su perfume que hasta mi ventana trepa !qué importan otras connotaciones por las que tambiñen quise desterralo de mi vida¡
Como siempre,gracias,Begoña,por empentarme a ir #aporeldiamasrisueño...y lleno de aroma

Jesus Tadeo Sila dijo...

Bonito artículo el tuyo, amiga. Bonito por evocador, porque basta hablar de aromas para que sin tenerlos cerca vengan a envolvernos. Y en los minutos que te he estado leyendo, me han ido envolviendo aromas de hierba mojada, de libro nuevo, de goma de borrar, de pelo recién lavado, de tierra, de sal, de tabaco... Pfff. Impresionante la de aromas que tus palabras me han traído.
Un saludo muy cordial.

Anónimo dijo...

El olfato nos conectó durante milenios con la naturaleza que nos rodea. Sabíamos distinguir a distancia todas las plantas y animales y sus propiedades sin conocer sus nombres. Hoy todavía podemos practicar algunas de aquellas habilidades. Leyéndote, Begoña, me has mostrado jardines floridos y deleitado con sus atrayentes fragancias. Dejándome llevar de tu mano, he descubierto algo insólito: los cuadros de Van Gogh huelen. Sorprendido por el descubrimiento he vuelto a contemplarlos y todos tienen su aroma distintivo. Crisantemos amarillos, girasoles, un fumador de pipa, humos negros de fábricas oscuras, unas viejas botas, campos de trigo, flores, muchas flores. La potencia de tus palabras me ha despertado recuerdos olvidados, placeres desconocidos, mundos cercanos por descubrir. ¿Cómo agradecerte, Begoña, tantos regalos? Muchas gracias. José Ramón.

Publicar un comentario