Otoño...




¿Quién piensa en el otoño aquí en el norte, con todo lo que nos ha costado olvidarlo? No me pidan a mí que le cante metáforas a ese greñudo pelirrojo harapiento. El sabe muy bien por qué no andamos  en buenos términos últimamente. No es solo vuelo de hojas y aroma de hogueras lo que trajo en su morral la última vez que vino, sino penas que esparció recio y sin contemplaciones a lo ancho de setiembre, octubre, noviembre…
quedando cada uno asolado a su manera por la torpeza brutal de ese hombrón insufrible que me odia.
No me cuenten de nieblas cerradas allá por la Alameda, ni menos del crepitar de la hojarasca de calle Macul, apenas alumbrada de farolas de luz pobre, muy pobre. No, no me menten boinas grises, ni crisantemos menudos… a él no le va lo delicado… es turbio.
 No sabe de Haikus ¡qué va! …aquella delicada bandada de patos en formación perfecta muy alta en el gris y que yo le pedí que se tatuara  como enseña… le hacía reír a carcajadas ya entonces, la verdad es que mi anacronismo romántico daba para  sonrisas…
Les voy a contar la verdad… el otoño lleva guadaña  oxidada. La belleza que se le adhiere al filo me hizo creer, miope como soy, que se trataba de una acuarela suntuosa la que desplegaba a su paso… ¡mentiroso!  La próxima vez que venga, aunque me traiga de regalo una parra de Virginia para mí sola, juro que le daré con la puerta en las narices… ¡si supieran!
Yo lo amaba. Adivinaba sus señales promediado el verano y languidecía de ansia…soñaba con su aroma de hojarasca escaldada que me asaltaría de pronto al pisar descuidada cierta calle, constatando su vuelta en ese viento apenas tocado por un  cierto relente de estremecimiento gozoso… ¡cómo me enamoraba su elocuencia sombría en aquellos días que no calzaba espuelas!... Otoño, decía yo. Otoño como quien dice amante, como quien dice… amigo.
Pero me traicionó.

2 comentarios:

Paz Risueño dijo...

Me encanta el otoño aunque también a mí me traicionó con esa guadaña que se llevó,con mi madre,mi propia infancia.Después han venido otros otoños y con ellos,otras personas que también se fueron.Dicen que es el tren de la vida que nos hace compañeros de viaje de tantos que tanto amamos,hasta que en cualquier estación se bajan,nos bajamos,o...peor ¡los baja esa bruja negra que llaman parca !
"Otoño, como quien dice amante ,como quien dice ...amigo. Pero me traicionó" ¿Quién no dice que también aquellos? Vivamos, Begoña,sigamos bailando con la vida...aunque tantas veces nos toque hacerlo con el más feo...o en el más feo otoño

Anónimo dijo...

Todo en ti es poesía. La cadencia de las frases, la sonoridad de algunas palabras, ocultando tristezas simulando alegrías, decir más escribiendo menos, pintando acuarelas otoñales, susurrando bajito para que el lector imagine. Haz la prueba, Begoña, si entrecortas las frases, te darás cuenta que cuando escribes en prosa también destilas poesía.
“Yo lo amaba.
Adivinaba sus señales
promediado el verano
languidecía de ansia…

soñaba con su aroma
de hojarasca escaldada
que me asaltaría de pronto
al pisar descuidada
cierta calle,
constatando su vuelta

Otoño, decía yo.
Otoño como quien dice amante,
como quien dice… amigo.

Pero me traicionó.”

José Ramón.

Publicar un comentario