Para poder dormir




El sueño será fácil
si la luz, ámbar
si el sonido,
una pausa cordial...
Si el aroma, humo y
allá en el fondo algas de agosto
 reverberan

Necesitamos tocar la gastada lujuria 
de los cuellos
la caricia de la imposible mano
casi posible...ahora

Solo así
traspasados de lo que fue la vida buena
podremos pedir...
¡Baja un poco la lámpara, nodriza!
... no hay encargos.

 Este poema adquiere su verdadero sentido, creo yo, si se ha leído el último de Alfonsina Storni.  http://www.poesi.as/asop0040.htm

2 comentarios:

Oscar da Cunha dijo...

El sueño es traidor y en cada brisa vienen nuevos encargos. Apresta el olfato amiga siempre trae ilusión.

Anónimo dijo...

Sueño cuando llego a este apartado rincón y puedo acariciar recuerdos del pasado, revivirlos, hacer mías tus palabras, estirar mis dedos para tocar la nube antes de despertar. Difícil soñar sin poesía. Imposible la poesía sin poetas. Gracias Begoña. José Ramón.

Publicar un comentario