Nunca más...






Otra vez octubre y ¡nunca más!
Se broncean los viejos tamarises
para nunca y para nunca más
piso la arena húmeda...¡otra vez!

Vuelven sí las oscuras siluetas 
de las hojas a bordarme el instante
de eternidad manchada de
¡nunca, nunca más!
preñado de memoria.

0 comentarios:

Publicar un comentario