Lo cierto es que hoy...





Lo cierto es que hoy...
pensaba escribir sobre Petrarca
la mano, la fiamma, la mirada 
me rondaban el ánimo.
Recordaba  a Laura de Noves allá en el Luxemburgo
pero mi pluma topó con este sol inusitado
de fines de diciembre y..
quiso viajar suave en el carrusel de emociones
que me recorren estos días
y que son tan oscuras todavía que no puedo nombrar
el tacto de una cálida maninna 
una mirada altiva domesticada por la atroz necesidad
la punta de un recuerdo que el tiempo ha convertido en corroída seda...
Amores, siempre amores
rotundos, difíciles ... desteñidos amores 
no dignos quizá para el lauro 
buscan su seña en este preciso instante
en que quise recordar el Cancioneri.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Como regalo de fin de año, un acierto. Hablar de la memoria sin nombrarla, de las actitudes solo con un liviano apunte... eso, sois los poetas los únicos capaces de reflejarlo y además con una nebulosa que se trasforma en trasparente y nítida para algunas de nosotras que tenemos la suerte de ser tus amigas. Gracias Bego

Anónimo dijo...

Petrarca escribió sonetos a su Dama
Laura de Noves, fiel esposa de Sade,
y mira por donde el sol te disuade
de relatarnos el final de esta trama.

Tu carrusel de emociones me invade.
Bellísima aria que amores declama
“Che gélida manina”, mirada, flama,
Bohemios parisinos, poeta errante.

Amores, siempre difíciles amores,
buscan su seña en este preciso instante,
los rotundos y desteñidos amores.

Profundos ojos de mirada amante
y manos abiertas ofreciendo flores
en clara noche de luna titilante.

Como siempre gracias. José Ramón

Begoña Eguiluz de Sasía dijo...

Querido José Ramón...¡ me escribiste un soneto para comentar mi poema! Gracias.
Y...sí La Boheme sobrevuela. Así se hacen los poemas: captando al vuelo.
Efectivamente, Laura de Noves, la amada de Petrarca, casi seguro que fue la tatarabuela del " Divino marqués".
Un abrazo de año nuevo!!

Anónimo dijo...

Me quedo con tu:
"viajar suave en el carrusel de emociones" que recorren esos y algunos otros días de otras fechas que nos remueven;
con "la mirada altiva domesticada por la atroz necesidad" (sublime!);
y con "la punta de un recuerdo que el tiempo ha convertido en corroida seda".
Hermosa ventana con noble silla de bello tapiz oriental sobre la que descansa el libro:
con razón el sol buscó ese resquicio para toparse con tu pluma.
Gracias por iluminarme cuando te leo. Aranzazu.

Publicar un comentario en la entrada