Sí, siempre duele abril...

Mano de mujer con pluma


Sí, siempre duele abril...

( el mes más cruel del año...dicen)

pero a mí...marzo me duele

con esa pena atroz que es impotencia pura.

Sé que debiera hacer todo eso que los libros estúpidos recomiendan....

respirar hondo, cortar flores, comprar un sentimiento, regalarme una alondra...

Pero sé que solo se trata de esperar que llegue mayo con su cara de oro

y ponga el mundo  derecho sobre el eje...

Mientras...

Como dijo don Quijote aquella vez

¡Juro señora, por vuestra belleza que yo no puedo ver...!


Nada... ahora...

 es hora de cubrirse, acezar en lo oscuro, y...

apuntarse a crisálida.

6 comentarios:

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Begoña

Me ha encantado la expresión "apuntarse a crisálida", suelo emplear una muy parecida.

Para mí representa, después de todo un proceso de reflexión y trabajo, el salir a la luz convertida en una bella mariposa, llena de colores vivos y volando entre las flores; o lo que es lo mismo, después de realizado el trabajo interno, salgo reforzada y espero que algo luminosa y no ilusa.

También la empleo para recordarme que todo esfuerzo requiere de un proceso de reflexión, para poder acoter las pruebas venideras, en las que siempre me veo triunfante. La esperanza es lo último que se pierde ;).

Besotes grandes.

Anónimo dijo...

Abril...el mes mas cruel del año.....?
Marzo...me duele...(este o todos....?
Mayo...con su cara de oro...(en marzo no te quites
el....)
...cuales son las claves...o sinplemente es así
hoy...
El Lobo.

Begoña Eguiluz dijo...

"Abril es el mes más cruel", lo dijo T.S Eliot, creo que ese mes perdió en la primera guerra mundial a un amigo al que quería apasionadamente.
Es este marzo el que me dule por razones internas (me las reservo por pudor) y externas (Japón y Libia...)
y... en fin, simplemente es así!!

EL GATO ESTEPARIO -víctor- dijo...

Hay muchas personas que indefectiblemente le vuelven a doler en el alma todos los Abriles de cada año, y siempre temen su cercanía. Este año, especialmente, nos duele a todos. El mundo es cada vez más pequeño -un solo cuerpo- y cada vez sentimos más las dolencias de cada uno de sus miembros, piernas brazos, manos... Eso es muy bueno, cada día nos hacemos más conscientes de ello.

La Naturaleza también nos echará una mano para reponernos. En Sevilla ya embriaga el olor de azahar de los naranjos en todas sus calles, que dentro de poco se mezclará con el del incienso.

Un besico.

EL GATO ESTEPARIO -víctor- dijo...

Ese es el juego: con una mano quita, pero con la otra da.

Begoña Eguiluz dijo...

¿Sabes que no conozco Sevilla? Esa Sevilla en la que ser ciego es la desgracia más grande que puede ocurrirle a uno...¡qué delicia de aroma... azahares con incienso...¡Gato, me transportaste en alfombra mágica al parque María Luisa!

Un beso.

Publicar un comentario