Notificación de olvido




Te notifico:
que me he vestido de luto y
he destruido todos los recuerdos
que te conciernen, incluidos los
más bellos (plátano, rosal y princesas)

¡con absoluta precisión!

Que he renunciado a partir
de hoy a proteger tus vulnerables gorriones:
he abierto, arañandome las manos,
todas las jaulas.

Que he borrado tu nombre de mi registro secreto y te devuelvo
perfectamente dobladas y almidonadas todas tus palabras, todos tus gestos
incluido tu perfume.

Ya sabes:
en medio de los cuatro vientos
que llevan al país de quien 
sabe dónde...

¡ha sido pronunciado tu nombre!


3 comentarios:

Poesía de El Toro de Barro dijo...

El poema me connmueve, y mucho. Con ira o sin ella, resulta muy difícil dejarse llevar por una despedida tan radiante como la del poema, y aceptar las cosas com son, y no cuidar los lirios que el otro dejó en las mesas de la casa. Hay quien tarda en olvidar, aun sabiendo que ese es el único modo de sobrevivir. Hay quien tarda mucho en dejar de amar, aunque su necesidad se haga inevitable. En nombre de todos ellos, acepto esta copa que me das. Esta tarde la llenare de vino. En tu honor, sin duda ninguna...

Begoña Eguiluz dijo...

Sí,es terrible tener que dejar secar los lirios...

marieujeni dijo...

Impresionante. Hasta cuando te dañan, porque no nos despedimos así de nadie que no lo haya hecho, escribes concisa y controlada.
“Que he renunciado a partir
de hoy a proteger tus vulnerables gorriones:…”
Esta renuncia a proteger vulnerabilidades ajenas, es un acto de lo más osado que se puede hacer en la vida.
Muxu
Eukene

Publicar un comentario