Cuartel de invierno...

Mirando hacia Ronda (Andalucía)

Ha llegado el verano y
ha promediado.
Se secaron los caminos.
Creció la yerba.
Alargaron los días
pero yo...
no he podido abrir la puerta de mi cuartel de invierno.


No sé por qué tengo tanto frío todavía.

Por qué se me hace tan costoso preparar los arreos.
Se supone que el tiempo de las nuevas batallas ha llegado
pero...ya no hay ardor.

Me doy cuenta  de que quizá 
no era el cuartel de invierno.

Tal vez ... ¿un moridero 
          y la hierba, la brisa, el calor 
        los espejismos de ... una agonía lenta?


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Tal vez… Quizá…
La duda suele ser la opción más segura en una encrucijada..

José Ramón.

Begoña Eguiluz de Sasía dijo...

Y la más angustiante porque la dirección ...no depende de nosotros: es algo que " se cuece" dentro.

Oscar da Cunha dijo...

Hay momentos en los que el mundo se vuelve muy pequeñito, casi tanto que ni siquiera la mayoría de recuerdos caben. Pero pasa, se difumina entre el presente y es tan breve.

gcavaletto dijo...

...el tiempo pasa, los recuerdos...todo se ralentiza. Bienvenida serenidad...

Publicar un comentario