Preparación al viaje- Andalucía-2016



                                                                 
Aunque en mi imaginario me vea vestida de caqui y botas, acomodando sobre una mula torda, bien estibadas, mis baqueteadas pertenencias...la realidad es que he abierto sobre mi cama una vieja maleta roja que no sé exactamente como llegó a mi casa y a la que le tengo cierta mal querencia porque fue la culpable de dañarme el tobillo el año pasado, en Santiago de Compostela.

He acomodado ropa clara. Quedan prohibidos hasta el otoño grises y negros. Ahora triunfa el blanco entre mis cosas, con un poco de azul, algo de verde, algo color barquillo... Este año llevo faldas amplias y hasta media pierna que he comprado con cierta profusión ya que me favorecen. Como siempre, pañuelos, muchos pañuelos, aunque sé que es posible que siempre termine con el mismo: mi desteñido e inmenso foulard de algodón con dibujo cachemira azul y rosa...

Llevaré inevitables, mis pulseras de verano. Son tres. Una, la más bella, la de lapislázuli, sigue la forma de mi muñeca en un abrazo tan comedido que casi no la siento. Las otras dos son de eslabones y me recuerdan concretamente un verano...¿Dónde andarán sus gemelas? Aquellas que mi amiga y yo compramos juntas por que nos gustaba saber que, lejos la una de la otra, ellas en nuestra muñeca señalaban la unión. Se llevan bien mis tres pulseras. Se vienen conmigo sonoras y luminosas porque jamás me las saco cuando es verano...

Vienen conmigo también canciones y coplas que he ido puliendo a lo largo de estos días. He tatareado por mi casa viejos romances de los que ya no recuerdo sino fragmentos...

" En Sevilla hay una casa y en la casa , una ventana y en la ventana una moza que en el río se miraba...." Este aún lo sé completo y más de alguna vez se lo he cantado a mis alumnos de literatura española.
-"Los cuatro niños de Écija hicieron una descarga"- cantaba mi madre mientras el puchero borboteaba y yo ahora pasaré por allí...
"Es Mari Cruz la mocita, la más bonita del barrio de Sta. Cruz, del viejo barrio judío, rosal florido, mi vida solo eres tú"- Mi canción, la que me regaló mi madre solo para mí porque yo como Mari Cruz era  morenita...
-"El Diego Monte es que es un valiente bandolero, de roca tiene el pecho y es su aspecto fiero..."-Mañanas de cocina, de aventuras por venir que se van conmigo ahora a Andalucía a ponerles sabor, color y aroma...

He metido también "Vida de Don Quijote y Sancho" de Unamuno porque seguro que cruzamos el Toboso y los campos de Criptana y el libro que cuenta la historia del caballero, me la sé de memoria.

Y...llevo a Statieva casi como un talismán. Llevo mi libreta de notas, mis gafas de sol, mi perfume de naranja verde y mi sombrero de panamá... ¡Ah, que no se me olvide el abanico!

0 comentarios:

Publicar un comentario