Conjuro para crear mirada.






¡Ojalá que te explote un panal en los labios!
que te acosen y cerquen saltamontes dorados
que un lirio sordo te acompañe
y te laven las manos de Paul Newman
deteniéndose largamente en lo tuyo más bello.
Que salgas de tu casa y un monte enamorado
te bese sin que logres desasirte
y te arrebate en abeja calidoscópica
que tiembla de saberse néctar...

¡Que goces ampliamente, amiga mía
para que luego perfecta, recia... Tú
me abras el camino a tu mirada!

1 comentarios:

Anónimo dijo...

La fotografía vale más que mil palabras pero tú las has encontrado sobradamente en tu conjuro y, si alguna faltara, el lector conmocionado la pensará al leerte. Gracias Begoña.
José Ramón.

Publicar un comentario