Consejo






Las historias bonitas

Hay que doblarlas

( si somos sabios sabremos cuando)

atarlas con una cinta malva

y guardarlas en una caja negra

a la que se echará llave

dejando que acumule

el dulce polvo de los años.

Recomendación:

 

¡No abrirla más!

2 comentarios:

Nieves y Miro Fuenzalida dijo...

Y como sabemos cuando las historias son bonitas, Begon(-) querida, para amarrarlas con una cinta malba, ponerlas en un baul y olvidarnos de ellas ? !!!

Muaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaac !!!

Love !!!
Nieves.
21 de Enero de 2011.

Begoña Eguiluz dijo...

Cuando recordarlas nos hace daño de puro lindas que fueron, querida profesora, y terminamos estropeándolas de tanto anzuelo como les clavamos para atraerlas al presente.

Terminamos bien heridas. Ya sabe, como...con los "piquetitos" de la Fida Kalho.
Un beso!!

Publicar un comentario