Atardecer Arles,1888






Ya dura luz.

Atardece.

Sí, nostalgia…

infinita nostalgia

de lo nunca vivido

como un poso cirniéndose…

Así.

Blanqueamos así

ya oscurecido,

cuando no hay tiempo ya

Y las ganas emergen

aún intactas.

3 comentarios:

EL GATO ESTEPARIO -víctor- dijo...

Hola Begoña.
Gran poema, para mi gusto. Arranca de una manera soberbia, con maestría. El primer verso es magnífico. Pienso que la luz al finalizar el día es muy débil pero no me importa, me gusta mucho esa condensación que estructura a todo el poema.
2º Verso, 3º verso, 7º verso, 8º y 9º, soberbios.
Van Gogh apostó hasta el último minuto de su vida, aún vencido, aún sabiéndose con poco tiempo, la belleza no nos abandona, como último sentido a la vida (que ha caminar junto a la belleza en el comportamiento).

"ya oscurecido,
cuando no hay tiempo ya"

Soberbios. Pero cuando oscurece -en el recogimiento- también se pueden hacer grandes cosas, de hecho, pienso que las mejores.

Un abrazo.

Begoña Eguiluz dijo...

Hermoso tu comentario, Víctor. Lo agradezco profundamente...Me dejas constancia generosa de esa resonancia que necesita el poema para vivir y yo, para encontrarle sentido a la publicación de lo que escribo.

Un abrazo.

Libe dijo...

Totalmente de acuerdo, Víctor. Es condensado y lleno; redondo y tajante...
Si las ganas están intactas (o están, simplemente, magulladas pero están)aún se puede.

Publicar un comentario