Trigal con amapolas y alondra

Alondra volando a contraviento en un campo de trigo verde V.Van Gogh


Cuando era una muchacha
con manos sin anillo y sin cartera
apta para coger todos los autobuses
y de llevar el alma en bandolera,
amé esa alondra sola que toreaba el viento
y en el verde imposible, se bañaba...

Cuando topé con ella
quién recordara cuándo
en qué esquina de libro
en qué certeza
hice patria donde asento su huella
la herida placentera:

Me herí de trigo verde
y ella rompió en belleza...



                                                                                              De "a la altura del lirio"

1 comentarios:

Fanny Brice dijo...

Me he quedado sin palabras. Será que las tienes tú todas...

Publicar un comentario