Por Madrid, a solas



Caminar sola sin tener que preguntar, negociar , ceder, responder.. En fin, totalmente atenida a mis ganas y desganas sin dar explicaciones ...¡un placer!


He seguido las flechas  en el "Reina Sofía", único museo abierto los lunes en Madrid, con mi bolso en bandolera, deleitándome frente a los cuadros realistas de la segunda planta. Me gusta Regoyos. Miro  largo rato, también, el detalle de una flor en un parterre de "Los jardines de Aranjuez" ,de Rusiñol.

Más tarde, he ido deteniéndome ante cada uno de los estudios previos del Guernica expuesto provisionalmente en esa planta. Muchos bocetos, muchos: Mujeres gritando, toros, minotauros,y dedos que parecen sin lugar a dudas penes cortos y gruesos que logran trasmutar su obscenidad en el cuadro final que, como siempre, me hiere los oídos cuando quiero permanecer mirándolo y que, sin embargo, miro  siempre largamente.




Más tarde, en la librería del museo, he leído apoyada en un alfeizar, una biografía sobre Modigliani que me cuenta (no él, el autor) que Picasso era un "cerdo".. .que dejó morir a Max Jacob, su valedor de los tiempos malos, sin contestar a ninguna de las desesperadas cartas que le envió desde el campo de concentración en el que finalmente murió, totalmente desamparado (Paúl Eluard hizo lo mismo, pero ese es otro tema...)

Ese ser "un cabrón" de Picasso aparece confirmado para mi ojo poético en un busto que lo representa y que también está en el museo. Parece ser de Juan Gris. El busto tiene la cara contorsionada en un gesto chulo y el mismo mechón lacio y cuadrado que le caía sobre la frente  a... Hitler.




Luego he caminado por la cuesta Moyano hacia arriba, después de haber visitado la estación de Atocha y su jardín tropical,donde conviven lotos y gardenias, hibiscos gigantescos y palmeras...Unos tubos muy ingeniosos expulsan permanentemente vapor desde arriba. la atmósfera es bastante sofocante allá adentro.

En un tenderete he comprado una antología de Alfonsina Storni y despues de vagabundear largamente arriba y abajo, he cruzado los  Recoletos y me he instalado a comer en "El pabellón del espejo", especie de jaula modernista en vidrio biselado y hierro negro, donde arrellanada en un sofá de felpa circular frente a un velador redondo de mármol, me sirven una comida pésima.

Pero, qué bien estoy aquí  con mi libro abierto en el último poema de Alfonsina ese que dice:


 Voy  a dormir

Dientes de flores, cofia de rocío,manos de hierbas, tú, nodriza fina,
tenme prestas las sábanas terrosas
y el edredón de musgos escardados.

Voy a dormir, nodriza mía, acuéstame.
Ponme una lámpara a la cabecera;
una constelación, la que te guste;
todas son buenas, bájala un poquito.

Déjame sola: oyes romper los brotes...
te acuna un pie celeste desde arriba
y un pájaro te traza unos compases

para que olvides...Gracias. Ah, un encargo:
si él llama nuevamente por teléfono
le dices que no insista, que he salido...


Saco cuentas cuentas. Tenía la edad que yo tengo ahora cuando se tiró desde el muelle al Río de la Plata...Leo, miro el follaje, decido no pedir postre...Me miro de refilón en el espejo y siento una repentina melancolía. Ya sé, es el poema, la carta nunca escrita....Me levanto, empuño mi libro y sigo caminando a buen paso hacia la Biblioteca Nacional, a encontarme con San Isidoro, con Luis Vives, con Alfonso, el sabio...a ver si  recupero el ánimo...

(17 de junio de 1996)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que siempre es mejor caminar en buena compañía, sin tener que negociar ni ceder...pero... preguntar o responder, ¿porqué no?.
Cuando las vivencias se comparten, se multiplican...pero claro: ¡con la persona adecuada! El lobo.

Begoña Eguiluz dijo...

Toda la razón ,lobo (lobo tenías que ser...mi animal favorito). Esta mañana madrileña es una excepción, mis viajes siempre suelen ser en compañía y muy adecuada, por cierto...Un viaje preguntando y respondiendo llenos de expectativas es el mejor de los goces!!

Latxu dijo...

Que bueno....ahi me he visto yo tambien...preguntando, caminando..perdiendome y reencontrandome..ya sabes a que ciudad me refiero...me ha cambiado la brujula, la tengo desorbitada...más esta mania mia que se ha convertido en vicio, la de pasear a solas conmigo..
Berdin maite ditut ondo lagundurik egindako bidaiak..

Publicar un comentario