Mi abuela paterna





                                                          Se llamaba Begoña como yo
                                                          tenía un piano negro
                                                          se casó con un capitán de gorra blanca
                                                          que  una vez se la llevó a Lourdes.


                                                          Se llamaba Begoña
                                                          murió allá por el año 26
                                                          joven y sin quererlo.
                                                          Yo usé sus zapatos de invierno
                                                          y me miré en su tocador de mármol
                                                          allá por los 60
                                                          siendo una niña alta y demasiado seria.

                                                         Se llamaba Begoña
                                                         y tocaba "Una furtiva lágrima"
                                                         en su piano sombrío
                                                         planchaba pañuelos con monograma
                                                         y seguro que se sentía triste
                                                         ciertas tardes de invierno...como yo.

                                                         Begoña.
                                                         Yo la imagino siempre
                                                         con palabras delgadas como hostias
                                                         encuclillada, arreglando corbatas diminutas
                                                         remolinos rebeldes...
                                                         Consolando.

                                                         Begoña.
                                                         Sombra de época bella
                                                         ceniza ya
                                                         foto sepia en mi mesa...
                                                         ¡ Tan lejana !


Murió un 31 de julio, día de San Ignacio, mientras el pueblo  de Elantxobe, en Vizcaya, celebraba la fiesta y su capitán se hallaba en alta mar. Tenía 25 años.

2 comentarios:

Fanny Brice dijo...

Así que te llamaron Begoña para que no se olvide a la joven mujer del capitán.

La última imagen (y una de las pocas) que guardo de mi bisabuela Julia es de un 31 de julio, el día de su cumpleaños; yo tendría unos ocho años. Recuerdo que mi padre nos llevó a verla, vivía en la calle Matía. Ella estaba en la cama, entonces nadie llamaba a aquel estado senil "Alzheimer", y cantaba eso de "Iñaxio, gure patroi haundiya...". El bisabuelo Pedro ya había muerto. Sé que había nacido en Borja (Zaragoza), era maestro y tenía una "pata de palo"; perdió la pierna de niño, ahora no recuerdo por qué (y es hora de preguntarlo).

Anónimo dijo...

Cuando leo tu comentario,Fanny, recuerdo como mi madre tambien cantaba eso de ....Iñaxio...pero como ella no sabía euskara, lo había aprendido de oido a su padre, mi abuelo), sus palabras no eran muy exactas lo que le producía mucha risa a los nietos.Pero como yo digo...lo importante es decirlo y cantarlo, sin complejos.
El lobo.

Publicar un comentario